Leche de Magnesia – DESODORANTE NATURAL, Análisis tras 7 días de uso

Usamos la leche de magnesia como desodorante durante 7 dias

Las principales razones por las que nunca he usado desodorantes naturales.

Primero, debes aplicar el 99.9% de ellos con tus dedos, sumergir mis dedos en una crema y luego limpiarlos sobre mis axilas es demasiado desordenado e insalubre para mí.

En segundo lugar, no funcionan (en mi experiencia). Pero entiendo el atractivo del desodorante natural (o, más bien, el deseo de no usar el desodorante tradicional antitranspirante).

En este momento, todos hemos aceptado el hecho de que todo tiene usos alternativos. La vaselina como removedor de manchas, el jabón de castilla como limpiador de pinceles, el vinagre de sidra de manzana como enjuague bucal, incluso el desodorante en forma de blíster, y la lista continúa. Pero podemos decir honestamente que nunca pensamos que descubriríamos un uso alternativo para los laxantes, El remedio tradicional para el olor corporal no es otro que la leche de magnesia. Así que fui a amazon.es y pedi un bote de leche de magnesia (Este en concreto)

Primeras impresiones de la Leche de magnesia como desodorante

La leche de magnesia no es una sustancia agradable. Es calcáreo y un poco grueso. Después de un agitado, apliqué el líquido lechoso en una almohadilla de algodón y lo froté en mis axilas (recién duchadas). Tardo un par de minutos para secarse. Pero una vez seco, no dejó un residuo blanco como esperaba.

El Mismo día más tarde

a las 14:30, ya estaba empezando a cuestionar esta alternativa de desodorante. No me considero una persona generalmente sudorosa o maloliente, pero a media tarde no me sentía ni olía tan fresco como de costumbre.

Si no estuviera escribiendo una historia sobre mi experiencia, y este articulo para el propósito de esta página web, no habría seguido el segundo día con leche de magnesia. Pero seguí adelante. Para el segundo día, traté de hacer la aplicación un poco más de cantidad.

Día dos: no creo que mi aplicación con más cantidad fuera mucho efectiva, o si lo era, no hacía mucha diferencia. Tal vez solo era muy consciente de cómo olía ese día, pero nuevamente, sentí que el remedio me estaba fallando.

Día tres usando leche de magnesia como desodorante para las axilas

Es hora de consultar con un experto, internet. ¿La misión? Trate de averiguar por qué tantas personas hablan sobre este remedio natural.

Pros:

Es barato, no irritante y no contiene bicarbonato de sodio (como muchos otros desodorantes anti transpirantes). Todavía no pude encontrar a nadie hablando de experiencias negativas como la mía. Pero encontré que la mayoría de las fuentes estaban usando una técnica de aplicación diferente a la que yo estaba usando.

Aparentemente, la almohadilla de algodón me estaba frenando, porque absorbe gran parte del producto, y por alguna razón desconocida, aplicar leche de magnesia con los dedos es un método mucho más efectivo.

Día cuatro

¡Veo la luz! El nuevo método de aplicación funciona. Tarda un poco más de tiempo en secarse (tampoco deja residuos), pero después de un día de trabajo no me huelo a mí mismo. ¡Éxito! Pero volvemos a la primera razón por la que no uso desodorantes naturales, no me gusta usar los dedos para aplicar el producto.

A lo largo de mi investigación, descubrí que algunas personas preferían aplicar la leche de magnesia con una botella tipo flus flus (tipo limpiacristales, Puedes verter tu leche de magnesia en una botella con atomizador, rociar laxantes en mis axilas parece tan desordenado como usar mis dedos, así que me quedé con el método anticuado.

Opinión final después de usar leche de magnesia como desodorante durante 7 días

Volví a mi viejo desodorante habitual por un motivo

es rápido y fácil. Si evitas los desodorantes que contienen aluminio y productos químicos, tienen gracias a su fácil aplicación, Si no quiere comprometer ninguno de los dos aspectos ya que no produce ningún efecto secundario, pruebe el desodorante Roll-On con leche de magnesia.